La Asociación Musical Nuestra Señora de la Soledad ha cumplido una década

Y lo ha celebrado con un concierto en sus dos formaciones: Banda de Cornetas y Tambores y Banda de Música. Al finalizar el recital, su director, Ricardo Piña, recibió una distinción de tanto de los integrantes de la Asociación como del Ayuntamiento de la villa alcarreña.

La Asociación de la Virgen de la Soledad de Fuentenovilla cumplió ayer diez años de vida. Detrás de la entidad, está una treintena de hermanos cofrades, que lleva una década poniendo de manifiesto la devoción por las costumbres y tradiciones de su pueblo.

Para celebrar esta fecha señalada de la intrahistoria local, veinte de sus miembros, integrantes tanto de la Banda de Cornetas y Tambores como de la Banda de Música interpretaron ayer un emotivo concierto, basado en marchas procesionales, en la Iglesia Parroquial de Fuentenovilla.

En la primera formación se encargan de aportar solemnidad a la Semana Santa de la villa alcarreña, y de otras cercanas, como Escariche, donde también suelen actuar el día de Viernes Santo, además de representar a Fuentenovilla en cuantos eventos se solicita su presencia, el último de ellos el Viacrucis Arciprestal que se celebró en Illana este pasado viernes.

Como Banda de Música cuentan con saxofones, clarinetes, flautas, trompetas, trombón y percusión. En este caso, tocan en diferentes eventos de Fuentenovilla a lo largo del año, principalmente en las fiestas patronales de mayo, dedicadas a San Isidro. Una y otra formación están sabiamente dirigidas por Ricardo Piña, y cuentan con el apoyo del Ayuntamiento. “Como entidad local, nuestra obligación es mantener y recuperar nuestras tradiciones. Por este motivo, agradecemos la implicación con la vida local de la Asociación Musical Nuestra Señora de la Soledad. A todos ellos, especialmente hoy a su director, Ricardo Piña, artífice principal de la recuperación de la música en las calles de nuestra localidad, queremos transmitirles nuestro agradecimiento”, valoraba al término de concierto Montserrat Rivas, alcaldesa de Fuentenovilla. “Además, aprovechamos el cumpleaños y sus diez años de vida para reiterarles nuestro apoyo desde el Ayuntamiento”, añade Pablo de la Torre, concejal de Cultura.

A partir de las doce y media de la mañana, con sol primaveral en la calle, los hermanos cofrades tomaban sus posiciones en el altar para, dirigidos como lleva haciendo los últimos diez años, por Ricardo Piña, interpretar un concierto, en dos partes. En la primera, los músicos interpretaron cinco canciones, incluida una solemne versión de ‘La Saeta’ de Gregorio Fernández, ataviados con sus capas y uniformes y tocando cornetas y tambores.

En la segunda, los músicos, cambiaron de instrumentos para hacer otras cinco piezas más, todas marchas procesionales, pero en esta ocasión en formación de Banda de Música, e igualmente dirigidos por Ricardo Piña. En esta ocasión, los músicos fuentenovilleros interpretaron: ‘Pasa la Soledad’, la más compleja, que han dedicado a la talla de la Virgen que presidía hoy la iglesia, ‘Mayor dolor’, ‘Bajo tu manto’, ‘Sacromonte’, ‘La saeta’ y ‘La muerte no es el final’.

Los músicos llevaban seis meses preparando este concierto y la ya cercana Semana Santa. La actuación puso en pie al público que se dio cita en la Iglesia. A su término, el resto de integrantes de la Asociación distinguió a Ricardo Piña por su labor al frente de la Banda en la última década, en un acto de agradecimiento al que también se sumó la corporación municipal. La musical mañana terminó con un vino español. Emocionado, Piña quiso darle protagonismo “a los músicos que tengo el placer de dirigir, quienes por amor a la música y a su pueblo, dejando muchas veces de lado su tiempo de descanso, acuden de manera desinteresada sábado tras sábado a ensayar”.

Deja un comentario