El Ayuntamiento de Brihuega, con el apoyo de FADETA, emprende la restauración de dos de los lienzos del Castillo de Piedra Bermeja

  • Se trata de los paños Noreste y Sureste, que son los que presentan un peor grado de conservación, para lo que FADETA aportara 149.560€ del coste total de la restauración, que ascenderá a 261.370€.

estadoactualpañosureste1El Ayuntamiento de Brihuega, con la colaboración de FADETA, va a emprender obras de restauración en los lienzos Noreste y Sureste del Castillo de Piedra Bermeja, localizado en el extremo meridional del núcleo urbano.

El consistorio briocense se ha propuesto restaurar completamente el monumento. En colaboración con FADETA emprenderá obras en dos de los cinco lienzos del Castillo, los orientados al Noreste y Sureste, pero ya ha puesto en marcha otras acciones.

El proyecto en el que colaboran Ayuntamiento y grupo de desarrollo rural lo firma el prestigioso arquitecto Juan de Dios de la Hoz, de Lavila Arquitectos, empresa especializada en restauración del patrimonio.

Hace más de 40 años que no se intervenía en el edificio, de manera que “con las obras que vamos a acometer, no sólo queremos mantenerlo, sino también reivindicarlo como uno de los castillos más importantes de la provincia de Guadalajara, según dejó constancia Layna Serrano en su obra “Castillos de Guadalajara”, para lo que contamos con el apoyo inestimable de FADETA, el Grupo de Desarrollo Rural del Tajo-Tajuña”, dice Adela De La Torre, alcaldesa de Brihuega.

Las obras de los dos tramos, Noreste y Sureste, saldrán a concurso en próximas fechas, FADETA aportará 149.560€, correspondiendo el resto al Ayuntamiento. Los trabajos deberán finalizar antes de octubre de 2015.

El gerente de FADETA, Jesús Ortega, es un firme defensor del binomio compuesto por la defensa y rehabilitación del patrimonio y el desarrollo rural. “Apostar por la regeneración del pasado, además de ser una obligación presente, también equivale a oportunidades de negocio futuras”, valora.

El Castillo, localizado en el interior de la Villa Amurallada de Brihuega declarada Conjunto Histórico-Artístico de Carácter Nacional en 1973, es conocido desde el siglo XVIII como de “La Piedra Bermeja”, por asentarse sobre una roca de color más o menos rojizo. El que fuera a partir del siglo XII Palacio-Fortaleza de los Arzobispos toledanos, es también hoy camposanto, lugar de reposo eterno de los brihuegos. Sobre su origen y denominación circulan bellas leyendas, que le confieren al lugar un halo mágico.

Sobre un primitivo fortín árabe, se añadieron estancias en el siglo XII, de estilo románico. Posteriormente, en el XIII, se construyó la capilla, de transición al gótico. El acceso se encuentra junto a la Iglesia de Santa María. El monumento presenta dos zonas diferenciadas: el núcleo del Castillo en la parte más alta, con los restos que aún perviven y que pertenecieron a la Capilla y a los salones más nobles del edificio; y el albacar inferior, de forma poligonal y con cubos semicirculares.

De todo el conjunto, destacan tanto la que fue Capilla del Castillo como el antiguo salón noble, del que persisten sus trazas y, en consecuencia, sus referencias históricas y constructivas para una futura recuperación.

Las obras van a asegurar que no se produzcan más desprendimientos de material en ninguno de los lienzos, ni en sus rellenos, ni en construcciones de cualquier otro tipo o en las tierras contenidas. Asimismo, afianzarán las zonas altas y, sobre todo, la parte del cementerio que ocupa la coronación, asegurando su estabilidad y permitiendo la correcta evacuación de las aguas de lluvia.

La restauración limpiará la vegetación de manera previa a la reparación de los muros, eliminando los procesos de falta de evacuación pluvial, principales responsables del deterioro de la edificación. Comenzará por el desescombro de las zonas colapsadas y la consolidación de aquellas que permanecen en pie y continuará con la ejecución de los nuevos elementos capaces de conferirle seguridad frente a los agentes atmosféricos y frente al riesgo de caídas, sobre todo en sus coronaciones. Para ello se emprenderán labores empleando cal (hidráulica o aérea) y cantería o mampostería de piedra, a lo que se sumarán unas reducidas actuaciones más complejas para ejecutar el cosido de las grietas, los anclajes en profundidad y la estabilización de los taludes con inyecciones de mortero.

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies