El Vía Crucis interparroquial del arciprestazgo Pastrana-Mondéjar congregó a dos mil personas en la villa ducal

  • Este año se ha celebrado en la villa ducal, organizado por la parroquia, con la colaboración estrecha de los feligreses, hermandades y Ayuntamiento, por celebrarse el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y para poder así venerar la reliquia de Santa Teresa presente en la Colegiata y conseguir la indulgencia plenaria en su templo jubilar.

viacrucisarciprestal3Dos mil personas, según la estimación de Protección Civil, participaron el viernes en en la V edición del Vía Crucis interparroquial del arciprestazgo de Pastrana-Mondéjar. A partir de las ocho y media de la tarde, y milagrosamente sin que cayera una gota de agua en la fría noche pastranera, veinticuatro pueblos se ordenaban en el perímetro de la Plaza del Deán, según las instrucciones de una milimétrica organización que corrió a cargo de la parroquia de Pastrana, apoyada por efectivos de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Pastrana, de la Guardia Civil y de un buen número de pastraneros que colaboraron para ordenar la procesión evitando cualquier confusión.

Veintidós de las localidades que participaron pertenecen al arciprestazgo de Pastrana-Mondéjar (Albalate de Zorita, Albares, Almoguera, Almonacid de Zorita, Armuña de Tajuña, Aranzueque, Driebes, Escariche, Escopete, Fuentenovilla, Hontoba, Hueva, Illana, Loranca de Tajuña, Mazuecos, Mondéjar, Pastrana, Pozo de Almoguera, Sayatón, Valdeconcha, Yebra y Zorita de los Canes); mientras que las otras dos, Orusco y Ambite, están adscritas a la diócesis de Alcalá, y consecuentemente a la provincia de Madrid. Los pueblos portaron en la procesión veinticinco estandartes y once imágenes que procesionan habitualmente en las respectivas Semana Santa locales. Igualmente tocaron cinco bandas de cornetas y tambores y dos bandas de música, todas ellas acompañamiento habitual de las peregrinaciones locales de Pascua. Acompañando la procesión hubo también autoridades civiles, que encabezó el alcalde de Pastrana, Ignacio Ranera, y el subdelegado de gobierno en Guadalajara, Juan Pablo Sánchez. Para el alcalde de Pastrana, Ignacio Ranera, “ver a la villa ducal vestida de gala para recibir con devoción y brillantez esta procesión multitudinaria ha sido un verdadero orgullo, que ha contado con una organización perfecta, basada como siempre en la entrega de los pastraneros a todo aquello que tiene que ver con las tradiciones y la puesta en valor de lo nuestro”, afirmó el regidor.

viacrucisarciprestal4Pasados unos minutos de las nueve de la noche, con sólo siete grados de temperatura, tomaba la palabra Emilio Esteban, párroco de Pastrana, encargado de la liturgia y de marcar los tiempos del Vía Crucis. La Banda de Música de Pastrana abría sonoramente la procesión. Instantes antes de que se iniciara la marcha, sus cuarenta y cinco músicos interpretaron La Macarena de Francisco Joaquín Pérez Rodrigo. Posteriormente, la Banda interpretó otras dos marchas más, Concha, de Víctor Manuel Ferrer Castillo y, al cierre del Vía Crucis, interpretaron la Saeta. El Vía Crucis se extendió a lo largo de ochocientos metros lineales, mientras que los pasos, todos diferentes y bellísimos, componían magníficas imágenes en las calles del casco viejo pastranero.

En la I estación leyeron Escariche, Escopete y Hueva, mientras que fue la Agrupación Musical Virgen de la Soledad de Fuentenovilla quien acompañó musicalmente el tramo. El estandarte de la localidad alcarreña, identificativo de la Virgen de la Soledad, lo portaba Pablo de la Torre.

El Vía Crucis estuvo presidido por la Cruz Parroquial de Pastrana, de estilo gótica , fabricada en el siglo XV. Detrás, en cabeza, seguían los sacerdotes revestidos y autoridades civiles. A continuación, los fieles de cada pueblo arropando a sus imágenes o estandartes. La imagen de Cristo Amarrado salía en primer lugar desde la Plaza del Deán hasta la carretera de Zorita, a hombros de costaleros pastraneros encapuchados. Detrás lo hacía la Virgen de La Dolorosa, una imagen del año 1950, que pesa prácticamente doscientos kilos. La tercera de las tallas pastraneras era el Jesús el Nazareno, un referente local, “por el que sentimos profundo respeto y admiración”, explicaba Jesus Fraile, maestro de ceremonias de la hermandad del Santo Entierro y de Nuestra Señora de la Soledad.

La III estación la declamaron feligreses de Loranca y de Hontoba, mientras que fue la Banda de Música de Almoguera la que tomó el relevo de la fuentenovillera. Los costaleros almogueranos procesionaron en Pastrana su imagen de Jesús Nazareno, una de las más veneradas de la localidad. La III estación la declamaron fieles de Ambite y Orusco. Su intervención fue seguida por la música de la Banda de Driebes. Los costaleros drieberos portaban a hombros, vestida de gala, la figura de El Nazareno “por la que los fieles sienten gran devoción”, explicaba José María Sánchez, miembro de la delegación de su localidad.

viacrucisarciprestal2En la IV estación declamaron precisamente los fieles de Driebes, tomando su relevo musical la Banda de Almoguera. En la V leyeron los almogueranos, y tocaron los fuentenovilleros. En la VI leyeron Yebra y Fuentenovilla, tocando a continuación la banda de Illana. El estandarte que portaban los yebranos está de 1985. Fue cedido a la parroquia por la viuda de Juan Antonio Sáez, y desde entonces lo suele portar su familia. En la VII leyó Illana, tomando el relevo musical la Banda de Almonacid. En la VIII estación leyó Albalate de Zorita, tocando de nuevo la banda de Almonacid. En la IX leyeron los feligreses de Almonacid y Zorita, Tomando el relevo la Banda de Mondéjar. En la X leyeron Mondéjar y El Pozo de Almoguera. “En Mondéjar, todo se mueve en torno a nuestro patrono, el Cristo del Calvario auténtico”, decía uno de los fieles. Los mondejanos portaban dos estandartes, el primero conmemoraba los 250 años de la creación de la Hermandad del Cristo, y el segundo del Cristo, además de dos imágenes: el Cristo que descansa en la iglesia, y un Jesús de Medinacelli. En la XI leyeron Sayatón y Valdeconcha, volviendo a tocar la Banda de Driebes. En la XII leyó Mazuecos, cuyos fieles trajeron la imagen del Jesús Nazareno, una talla del siglo XVIII. En la XIII leyó Albares. Los parroquianos llevaron a Pastrana además la imagen del Santo Sepulcro. Finalmente en la XIV leyó pastrana, actuando finalmente la Coral de La Paz.

Este Vía Crucis interparroquial surgió a raíz de la presencia de la Cruz de los Jóvenes en Pastrana el 28 de noviembre de 2010, año preparatorio para la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Madrid el Año 2011. La Cruz de los jóvenes fue acogida por diversas cruces parroquiales acompañadas por sus fieles.

El éxito de la convocatoria animó a convocar en la siguiente cuaresma un vía crucis arciprestal con la presencia de imágenes. El primero se realizó en 2011 en Mondéjar. En los siguientes años se ha celebrado en Almoguera, Driebes y en 2014 en Albalate por cumplirse el v Centenario del hallazgo de su Santa Cruz. Este año 2015 se ha celebrado en Pastrana por ser V Centenario del nacimiento de Santa Teresa y haber sido declarada Pastrana “Ciudad teresiana”. Así se determinó en el arciprestazgo, se anunció y se aceptó.

Desde la segunda edición, el Vía Crucis se realiza en viernes, su día más propio, y por la noche con el fin de que la procesión gane en solemnidad y vistosidad, al mismo tiempo que se facilita la participación de los que trabajan de día o en sábados. Durante el recorrido los fieles pudieron contemplar la silueta del Vía Crucis iluminado que sube a la ermita del Calvario y a toda la villa engalanada con balconeras de Santa Teresa.

La procesión comenzó en la Plaza del Deán, junto a la puerta del Convento de San Francisco. Fue deteniéndose en las catorce estaciones del Vía Crucis intercaladas en el recorrido que bajó por la carretera, para entrar por la calle Ancha, hacia la Plaza de la Hora. El trayecto circunvaló la Plaza, continuó por la calle Mayor para desembocar en la Plaza de los Cuatro Caños y terminar en La Colegiata.

Cuando terminó la procesión y todas las imágenes quedaron alineadas en la misma plaza del Ayuntamiento, el párroco local, Emilio Esteban, dio las gracias a los asistentes e invitó a los fieles que lo desearon a venerar la reliquia de Santa Teresa dentro de la Colegiata y, allí mismo, admirar la exposición de santa Teresa de Jesús “Huellas de un camino de cinco siglos” situada en el trascoro. Finalmente se pudo degustar un chocolate en el zaguán del Palacio Ducal.

 

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies