Palacio de la Cotilla

Guadalajara, Plaza Marqués de Villamejor, España

Viernes y sábados: de 11 a 14h. y de 17 a 19h. Domingos y festivos: de 11 a 14h.

Palacio de la CotillaEl palacio de la Cotilla o de los marqueses de Villamejor es un palacete del siglo XVII situado en el centro de Guadalajara. Perteneció a los marqueses de Villamejor. Actualmente el edificio es utilizado como escuela municipal de artes.

Fue construido en las primeras décadas del siglo XVII sobre las casas de Inés de la Cotilla, mujer hacendada de Guadalajara en el siglo XVI.

Se trata de un edificio de dos plantas, de gran superficie , siguiendo los modelos arquitectónicos de la época, con fachada sencilla de ladrillo visto con casetones de mampostería, portada de piedra caliza blanca, blasonada y con balconaje, destacando las fuertes rejas que defienden las ventanas. La fachada posterior da a un espacio abierto para huerta y jardín.

El interior se articula en dependencias intercomunicadas en torno a un patio central con un corredor sustentado por columnas calizas y capiteles tallados.

En 1892, sus propietarios, Ignacio de Figueroa y Ana de Torres, marqueses de Villamejor y padres del que después sería conde de Romanones, encargaron al arquitecto Manuel Medrano las obras de ampliación del palacio hacia la huerta, con un nuevo diseño más armonizador aunque respetando la tipología original.

En noviembre de 1920, el inmueble sufrió un aparatoso incendio, por lo que se tuvieron que acometer importantes obras de reconstrucción.

Palacio de la Cotilla2

Salón chino

La estancia más valiosa del palacio de la cotilla es el salón del té, una sala principal, con luces a la fachada principal, dotada de un pequeño escenario flanqueado por dos columnas laterales que albergaban el espacio idóneo para representaciones teatrales y conciertos musicales, actividades propias para el entretenimiento de la nobleza de finales del siglo XIX. El salón estaba planteado con un programa decorativo que alternaba muebles de estilo versallesco con elementos orientales. Todos los paramentos, a excepción de los del escenario, están pintados con un papel pintado a mano en el que se representan distintas escenas de la vida de la China medieval, basadas en leyendas épicas. Es un ejemplo decorativo de la dinastía Qing que surgen del gusto naturalista y realista de la pintura china clásica resultante del uso del dibujo a tinta.

Visitado 2241 veces, 1 Visit today

Publicado en Palacios

Tagged In Palacios en Guadalajara

Agregar comentario

Valorar haciendo clic en una estrella de abajo:

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Related Listings