Medio centenar de personas visitaron la Reserva Ornitológica con motivo del Día de los Humedales

  • El Ayuntamiento organizó un recorrido especial el sábado 31 de enero

Participantes en la visita del sábado. Fotografía: Álvaro Díaz Villamil/ Ayuntamiento de Azuqueca de Henares

Medio centenar de personas participaron en el recorrido por la Reserva Ornitológica municipal organizado por el Ayuntamiento este sábado, 30 de enero, con motivo de la celebración del Día Mundial de los Humedales. El concejal de Desarrollo Sostenible, José Luis Blanco, recordó a los visitantes que “el objetivo del Ayuntamiento con éste y con los otros dos equipamientos ambientales del municipio -el Aula de la Naturaleza y el Aula Apícola- es divulgar la riqueza medioambiental del municipio y concienciar a la población de la importancia de su conservación”.

En este sentido, Blanco informó a los visitantes de los pasos dados por el Ayuntamiento para preservar esa parte del Río Henares, entre ellos la tramitación para integrar el municipio en la Red Natura 2000. “La Reserva es un espacio único, que tenemos que conservar y del que podemos disfrutar”, señaló el edil, que recordó que, además de la posibilidad de hacer visitas en grupo durante la semana, este humedal se puede visitar los últimos sábados de cada mes, previa inscripción en el correo equipamientosambientales@azuqueca.net.

Un centro de interpretación

Esta primavera, estará además listo el Centro de Interpretación que se está acondicionando en la Reserva. “Hará las veces de recepción, albergará distintas actividades y facilitará la observación de anfibios y aves”, explica el edil, que ha detallado que “se trata de un edificio prefabricado, de 72 metros cuadrados, altamente sostenible ya que está construido con madera que tiene la certificación más exigente que hay, con iluminación LED -la más eficiente que existe en estos momentos- y con una instalación de aerogeotermia que contribuirá a la renovación del aire interior”. En una de las paredes, el centro dispondrá de un ventanal fijo corrido, con cristales ‘espía’ que facilitarán la observación de las charcas para anfibios cercanas y los comederos para aves, sin molestar a los animales.

A %d blogueros les gusta esto: