Solemnidad, devoción y música cofrade en la Semana Santa fuentenovillera

  • La Banda de Cornetas y Tambores de Fuentenovilla subrayó la devoción local con sus interpretaciones, además de actuar también en las localidades de Illana y de Escariche.

La Banda de Cornetas y Tambores de Fuentenovilla subrayó la devoción local con sus interpretaciones, además de actuar también en las localidades de Illana y de Escariche.Preludiada por la participación de fieles locales en el Vía Crucis Arciprestal que tuvo lugar en Pastrana, desde el Domingo de Ramos hasta el de Resurrección, Fuentenovilla ha vidido con intensidad la Semana Santa. En este año de 2015, además, la localidad alcarreña llevó a hombros la imagen más bella que nunca de la Vírgen de la Soledad, que procesionó los días de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección luciendo su reciente restauración. Además, las calles quedaron decoradas con más de 40 balconeras, que colgaban de ventanales y terrazas con las imágenes de Jesus Nazareno y la Virgen de la Soledad.

El sol, radiante a lo largo de la Semana Santa, permitió la celebración de todas las procesiones, y también el acompañamiento musical de la solemnidad fuentenovillera que corrió a cargo, una vez más, de la Banda de Cornetas y Tambores. “Desde hace ya nueve años, acompañan con su música todas las celebraciones de Fuentenovilla, haciéndonos a todos sentirnos muy orgullosos de su trabajo”, valora Montserrat Rivas, alcaldesa de Fuentenovilla.

En la procesión del Jueves Santo, fueron dos las imagenes que salieron desde la Iglesia de la Asunción: la Vírgen de la Soledad y el Jesús de Medinaceli. A hombros de los feligreses, recorrieron la procesión partiendo de la Plaza Mayor, por la calle y plaza del Angel, calles de El peligro y Mayor, hasta llegar a la Ermita de la Concepción donde se les unió la imagen de Jesus Nazareno. Entonces, se reanudó la marcha por la calle de la Amargura, hasta llegar a la Iglesia, donde quedaron las tres imágenes hasta el día siguiente.

El Viernes Santo las tres imágenes salieron desde el templo, en dirección al Calvario. A la vuelta, según la costumbre fuentenovillera, se dejó al Jesus Nazareno en la Ermita de la Concepción, continuando la procesión con la Virgen de la Soledad y Jesús de Medinaceli hasta la Iglesia de la Asuncion. La Banda de Cornetas y Tambores entró en la Iglesia e interpretó allí “La Saeta” y “El Silencio”, composiciones que fueron seguidas atentamente por el gran número de fieles presentes. “Al término de su actuación, fuimos muchos los que felicitamos a la Banda, que dirigió sabiamente, como siempre hace, Ricardo Piña”, prosigue Rivas.

Por fin, el Domingo de Resurrección los fuentenovilleros celebraron la Procesión del Encuentro, que protagonizaron las imagenes de la Virgen de la Soledad y el Corazón de Jesús. Las dos tallas salen juntas de la Iglesia de la Asunción, pero tomando caminos diferentes. Los hombres, según la costumbre, acompañan a Jesus, mientras que las mujeres siguen, por la calle de la Amargura, a la Virgen de la Soledad. Ambas comitivas se encuentran frente a la Ermita de la Concepción y vuelven, ya juntas, a la Iglesia de la Asunción.

La Banda de Cornetas y Tambores de Fuentenovilla también asistió el Jueves Santo a la procesión de Illana por cuarto año consecutivo, y por séptimo a la procesión de Viernes Santo de Escariche.

 

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies