YEBES DESCUBRE LOS ENCANTOS Y VALORES AMBIENTALES DEL BOSQUE DE VALDENAZAR A LOS CIUDADANOS

  • Ormazábal: “Además de la regulación y el control de los accesos, que prohíbe el uso de vehículos a motor que hasta ahora entraban sin reparos, hemos puesto fin a determinadas prácticas abusivas e irrespetuosas”

Primera-ruta-valdenazar01Cerca de 70 metros de pasarelas, 220 m de vallado de madera, otros 140 metros de valla cinegética, 30 balizas direccionales, 4 postes de señalización, dos miradores y 11 paneles explicativos. Son los datos básicos de la intervención sostenible que el Ayuntamiento de Yebes ha realizado en el bosque de Valdenazar, un paraje natural de 43 hectáreas de superficie situado junto al campo de golf de Valdeluz que se ha puesto a disposición de los vecinos y visitantes con el fin de ordenar y controlar sus usos. “Con esta actuación, lo que hacemos precisamente es regular los usos idóneos que requiere este espacio protegido y que hasta ahora no se estaban respetando”, explicita Joaquín Ormazábal.

En virtud de las cesiones contempladas en el Plan Parcial del sector 1 del POM de Yebes por parte de la empresa promotora de Valdeluz, la propiedad del bosque de Valdenazar corresponde al Ayuntamiento de Yebes. La intervención física que ha llevado a cabo la Concejalía de Medio Ambiente en este paraje respeta las directrices recogidas en la normativa urbanística que regula el uso de esta zona verde y que prevé medidas de protección y condiciones de desarrollo, con el fin de no alterar su valor paisajístico y medioambiental. Esta normativa de aplicación define el uso característico de este monte como un espacio libre público sin cargas urbanísticas que ‘(…) es necesario preservar basándose en el principio de mínima intervención’. A excepción de la ruta viaria para senderistas que se ha definido, el resto de los usos están expresamente prohibidos.

El recorrido perimetral de forma circular que se ha trazado respeta las sendas y caminos que ya existían. La ruta diseñada tiene una longitud de 2.130 metros, que se realiza en un tiempo aproximado de 50 minutos. El grado de dificultad es bajo y salva 100 metros de desnivel en el sentido de subida y sesenta y cinco en el de bajada. A lo largo del trazado se aprecia la diversidad arbórea de Valdenazar, que tiene en el quejigo a la especie dominante, con una reducida mancha de álamos blancos y chopos en el claro principal del bosque, así como varios ejemplares de magnífico porte de encinas y enebros.

Al margen de las posibilidades endógenas que tiene el bosque en sí, con el proyecto que ha desarrollado el Ayuntamiento de Yebes se pretende poner en valor este entorno y los recursos necesarios para su conservación. “Además de la regulación y control de accesos, que hasta ahora brillaba por su ausencia y que prohíbe de forma expresa el uso de vehículos a motor que desde hace años campaban a sus anchas, hemos puesto fin a determinadas prácticas abusivas e irrespetuosas”, detalla el alcalde. Joaquín Ormazábal se refiere a la limpieza y eliminación de dos escombreras que existían a la entrada de Valdenazar y la retirada de algunas especies vegetales invasoras.

A partir de ahora, el Ayuntamiento de Yebes ejercerá una mayor vigilancia sobre este bosque y en un futuro pondrá en marcha un proyecto ambiental que comprenderá la puesta en marcha de una microrreserva de mamíferos y anfibios en la antigua represa que forma el arroyo de Valdarachas. “De momento, nos conformaos con que Valdenazar sea un aula de la naturaleza al aire libre donde se puedan poner en práctica los conocimientos adquiridos con ayuda de una serie de paneles explicativos sobre la flora y la fauna, y de una actividad como el carboneo que proliferó en los bosques de la Península”, apunta Ormazábal.

Para la ocasión, la Concejalía de Medio Ambiente ha editado la Guía Natural del bosque de Valdenazar que, además de la ruta interpretativa, incluye la relación de especies de flora y fauna que pueblan este paraje. ‘Valdenazar es un capricho de la naturaleza. Un regalo para los sentidos. La excepción que confirma la regla en ese paisaje castellano tan nuestro (…) que el Ayuntamiento de Yebes ha decidido confiar a quienes perciben el sentido de la vida en un remanso. Entre el indómito silencio de la espesura. En los sonidos ignotos del bosque’, dice el alcalde en su prólogo.

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies